N.E.*: Misioneros llevan el Evangelio a tribus indígenas de Honduras y aceptan a Cristo

HONDURAS.- Misioneros han llevado el mensaje del Evangelio a la tribu Tolupan, un pueblo indígena asentado en las lejas montañas del país centroamericano, considerados el último “grupo no alcanzado“.

Aunque varias organizaciones cristianas ya han compartido el Evangelio a los tolupanes, las aldeas más remotas permanecían ajenas al mundo moderno. “Nadie ha visitado las 45 aldeas que están en lo alto de las montañas“, dice John Nelms, fundador del ministerio Final Frontiers.

La mayoría sólo visitó las dos aldeas “accesibles” de esta tribu, que está dividida, explica el experimentado misionero. Las dificultades van más allá de la geografía. “En gran parte ellos no aceptan a los extranjeros con miedo de ser “conquistados” y “esclavizarlos”.

“Cuando un extranjero se acercaba, los Tolupan prendían fuego a su aldea y huían a las montañas. “Ha sido así desde hace 500 años”, dice Nelms.

Ahora el ministerio Final Frontiers está logrando evangelizar completamente a los tolupanes que viven en esas aldeas remotas. “¡Ellos pasarán de no alcanzados a estar saturados con el Evangelio!”, dice el misionero.

Debido a que los misioneros hicieron amistad con los jefes de ambas ramas de la tribu, se les ha dado permiso exclusivo para viajar a cada aldea para predicar y distribuir materiales cristianos a todas las familias de la tribu.

Además, los jefes están enviando a algunos de los hombres de la tribu que se han convertido al cristianismo en el pasado, para acompañar los misioneros como guías, traductores y darles seguridad.

“La mayoría de los tolupanes no habla bien el español. En las aldeas principales de San Juan y Ceiba, algunos consiguen comunicarse en español, pero en las aldeas remotas no”, dice Nelms.

Recientemente, el misionero dice que Dios puso en su corazón distribuir alimentos a una aldea llamada Río Arriba. “Rápidamente hicimos nuevos amigos y parecía que la fila de familias que salía del bosque era interminable. Pero Dios había provisto que teníamos exactamente el número de sacos de comida para todos”, dice.

Al finalizar la distribución de comida, se predicó la Palabra de Dios. “Al final, algunos indicaron que querían seguir a Cristo y tres señoras donaron un pedazo de tierra en el centro de la aldea y dijeron: “le damos esta tierra para una iglesia“.

Nelms, sin embargo, dijo que prefería comenzar las reuniones en alguna casa. “Inmediatamente, las tres señoras ofrecieron sus casas. Río Arriba está abriendo el camino para la plantación de iglesias de una manera inédita en la región.

Fuente: Acontecer cristiano

——————-

* Noticias Externas (N.E.) – Asociación para la Defensa de la Libertad Religiosa (ADLR) comparte las siguientes noticias relacionadas con el mundo de la libertad religiosa en España y el resto del mundo como un servicio más a los lectores. La opinión reflejada en estos artículos son de fuentes externas y no representa necesariamente la opinión de la ADLR ni de sus integrantes. – Comunicaciones ADLR

Deja tus comentarios

*

captcha *