N.E.*: Multan a un cristiano por leer la Biblia en su propia casa

TURKMENISTÁN.- Un líder cristiano, que abandonó el Islam, ha sido multado por leer la Biblia en su casa.  Según las autoridades, él sólo tendría permiso para leer el sagrado libro dentro de una iglesia.

Akhmad es un ex musulmán que vive en Turkmenistán, un país situado en Asia Central, donde la mayoría de la población es musulmana, predominantemente sunita. Sin embargo, sería erróneo llamar al país de nación musulmana.

Según la Organización Open Doors, 70 años de ateísmo durante la era soviética dejaron una profunda influencia en la región. Sin embargo, “la persecución es severa y la nación está en el puesto 19º en la Lista Mundial de la Persecución 2018″, resalta el grupo que lucha por los cristianos perseguidos.

Akhmad fue multado por el hecho de estar leyendo su Biblia en casa. Él afirmó que un policía local vino a su casa y dijo que sólo venía a recoger información de su pasaporte. Fue en este momento en que vio la Biblia de Akhmad, la cual estaba leyendo. En el mismo momento el policía lo multó por la posesión del libro.

Akhmad aún intentó argumentar en su favor, pero cuando empezó a contestar que la actitud del policía iba contra la ley, porque el código del Estado permite que las personas cristianas lean su Biblia en casa, el policía respondió que él debería leer la Biblia en la iglesia.

Según el líder cristiano, el policía todavía subrayó que él no podía tener una Biblia en casa.

En Turkmenistán no hay libertad de prensa ni de religión, además la población no tiene la libertad de poder viajar al exterior del país, según Open Doors. “Allí, las iglesias se reúnen de manera secreta, en las casas”, informa.

Fuente: Acontecer cristiano

——————-

* Noticias Externas (N.E.) – Asociación para la Defensa de la Libertad Religiosa (ADLR) comparte las siguientes noticias relacionadas con el mundo de la libertad religiosa en España y el resto del mundo como un servicio más a los lectores. La opinión reflejada en estos artículos son de fuentes externas y no representa necesariamente la opinión de la ADLR ni de sus integrantes. – Comunicaciones ADLR

Deja tus comentarios

*

captcha *