N.E.*: Predicador es arrestado por anunciar el Evangelio frente a catedral anglicana

REINO UNIDO.- Un hombre fue arrestado frente a la catedral anglicana de Saint Paul en Londres, después de leer la Biblia en voz alta. El predicador de la calle recordó al policía que él “no estaba cometiendo ningún crimen” cuando fue arrestado.

Allan Coote, fue confrontado por el personal de seguridad de la catedral y después fue detenido por la policía, después de que se negara a dejar de predicar.

El agente de policía le dijo: “No tengo ningún problema con lo que estás haciendo, pero el personal aquí te ha pedido que te marches de su propiedad”.

Cuando el predicador protestó, el oficial de policía le dijo: “Entonces tendré que arrestarte por perturbar la paz”.

El predicador respondió: “Tendrás que hacerlo, porque no me marcharé, el Señor me ha pedido que lea la Biblia aquí. Estas personas necesitan escuchar el Evangelio de Jesucristo, y tú no les estás permitiendo que escuchen”.

Coote es un evangelista y conductor de autobuses del este de Londres, le dijo a The Daily Telegraph : “Nadie se quejaba de mí. La gente estaba tranquila escuchando la Palabra de Dios“.

“El personal de seguridad de la catedral no quería que leyera la Biblia, ya que decían que yo estaba en una propiedad privada. Les mencioné que hay una ley constitucional, que alienta a leer la Biblia en la Iglesia de Inglaterra”, dijo el predicador.

Hace casi 500 años, ante esta misma catedral, el obispo de Londres quemó cientos de ejemplares del Nuevo Testamento que fueron traducidos por William Tyndale. Ahora, la iglesia está una vez más en el centro de la controversia por impedir la lectura de la Biblia.

Fuente: Acontecer cristiano

——————-

* Noticias Externas (N.E.) – Asociación para la Defensa de la Libertad Religiosa (ADLR) comparte las siguientes noticias relacionadas con el mundo de la libertad religiosa en España y el resto del mundo como un servicio más a los lectores. La opinión reflejada en estos artículos son de fuentes externas y no representa necesariamente la opinión de la ADLR ni de sus integrantes. – Comunicaciones ADLR

Deja tus comentarios

*

captcha *