¿Por qué la Iglesia Adventista del Séptimo Día tiene presencia en el sector público?

Entendiendo las Relaciones Interreligiosas: Una Entrevista con el Director de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa.

Ganoune Diop. foto: AIDLR

El Dr. Ganoune Diop, director de Asuntos Públicos y Libertad Religiosa (PARL) de la iglesia adventista del séptimo día mundial, regresó recientemente de dos grandes reuniones internacionales: una reunión de la Conferencia de Secretarios de Comuniones Cristianas Mundiales celebrada en Roma, Italia; y el Consejo Africano de Líderes Religiosos, Religiones por la Paz, que tuvo lugar en Abuja, Nigeria.

Se sentó con Bettina Krause, directora de Comunicaciones del PARL, para hablar de por qué acepta invitaciones para representar a la Iglesia Adventista en estos y muchos otros eventos similares.

Bettina Krause: Su agenda de viajes está llena de una amplia gama de reuniones diferentes, incluyendo reuniones religiosas, eventos patrocinados por organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, y visitas con líderes seculares y políticos. ¿Por qué el PARL se involucra con grupos e individuos como estos?

Ganoune Diop: Las dos primeras palabras del nombre de nuestro departamento, “Asuntos Públicos”, describen sucintamente una parte esencial de nuestra misión. En todas nuestras actividades, buscamos situar a la iglesia en una posición de visibilidad, credibilidad, confianza y relevancia en la esfera pública. Eso significa estar preparado para compartir la misión y los valores de la Iglesia Adventista con cualquier persona, ya sea un funcionario público o representante de otro grupo de fe. Nuestro departamento aquí en la Asociación General, y cada director de PARL en cada división de la iglesia mundial, tiene esta responsabilidad de trabajar para dar forma a las percepciones públicas de nuestra iglesia y formar relaciones provechosas con las personas de influencia en la sociedad.

Esto se ha vuelto cada vez más importante con el rápido crecimiento de la Iglesia Adventista en las últimas dos décadas -más de 20 millones de miembros en el último recuento- y cómo la iglesia continúa expandiendo el alcance de su misión. Con una creciente presencia en el mundo, tenemos que decirle a la gente qué somos, en lugar de confiar en la interpretación de otra persona. Queremos presentarnos en nuestros propios términos.

BK: Muchas personas comparan el departamento de PARL con la defensa de la libertad religiosa, que es, de hecho, una gran parte de lo que hacemos. ¿Es este énfasis en el trabajo de “Asuntos Públicos”  que el departamento desarrolló recientemente?

GD: ¡No, no en absoluto! Esta responsabilidad es parte del mandato votado de nuestro departamento. Es parte de la misión explícita de PARL, que se enuncia en la Política de Trabajo de la Asociación General. Esta política confía al PARL el trabajo de las relaciones interreligiosas y la formación de relaciones con diversas personas de influencia. Es importante señalar que esto no es ecumenismo, en su sentido negativo. No se trata de diluir la identidad de la iglesia o la voz profética, absolutamente no. De hecho, se trata en realidad de ser fieles a la misión que Cristo ha dado a Su iglesia. Es imposible que la Iglesia Adventista cumpla su misión sin mezclarse con otras personas. Creo que esto es clave. Debemos estar preparados para encontrar líderes políticos, líderes cristianos, otros líderes religiosos, ateos, y poder dar cuenta de la fe que hay dentro de nosotros. No podemos cumplir nuestro mandato bíblico si excluimos a grupos o individuos del alcance de nuestro testigo.

Por lo tanto, como departamento, buscamos plataformas y foros donde podamos testificar acerca de quiénes son los adventistas y qué hacemos en el mundo.

BK: Usted ha estado involucrado en este trabajo desde 2011, primero como enlace con las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, y desde 2015 como director del departamento. ¿Ha visto que estos esfuerzos de mezclar y construir relaciones crean beneficios tangibles para la iglesia o su misión?

GD: ¡Sí, lo he hecho! En el nivel más básico, por supuesto, nos beneficiamos simplemente porque estamos siendo fieles a la misión que Dios nos ha dado para ser luz y sal en el mundo. Para ser obedientes a este mandamiento, tenemos que mezclarnos; esto es parte del testimonio y parte de seguir el ejemplo de Cristo, quien en palabras de Elena de White “se mezcló con los hombres como uno que deseaba su bien”.

Por supuesto, mientras buscamos ser sal en el mundo, debemos protegernos del peligro de perder nuestro “sabor”. ¡Pero el temor de perder nuestro mensaje o identidad no invalida la misión misma! Desde un punto de vista lógico, solo, eso no tiene sentido. El riesgo nos alerta a tener cuidado, pero no revoca nuestra responsabilidad.

Otro beneficio tangible que he presenciado, muchas veces, es que la gente oye acerca de nosotros y aprenden sobre nosotros a partir de nuestras propias palabras, en lugar oír de segunda mano o a través de la interpretación de alguien que puede ser hostil a la Iglesia Adventista. Al pasar tiempo con líderes religiosos o seculares, podemos disipar prejuicios y construir confianza. Comienzan a ver que la Iglesia Adventista no es un grupo aislado que se centra sólo en sí mismo. Comienzan a comprender que la iglesia tiene toda una cartera de servicios-humanitarios, de salud, educativos y más- que ofrecemos a la sociedad. Ellos ven que apoyamos y ayudamos a nuestros hermanos y hermanas en la humanidad y que amamos a las personas, genuina y auténticamente, como lo hizo Jesús.

BK: Supongo que alguien podría preguntar, “¿Es realmente importante tener una buena reputación pública?” ¿Ha visto un caso en el que esto ha marcado una diferencia para la Iglesia Adventista?

GD: En febrero de este año, estuve en Moscú, Rusia, asistiendo a una reunión del Foro Cristiano Global. Se trata de una reunión en la que los líderes cristianos se reúnen para entenderse mejor y hablar sobre preocupaciones comunes, como la persecución de los cristianos alrededor del mundo. Mientras estábamos sentados alrededor de la mesa, el anterior secretario del grupo, Hubert van Beek, habló sobre una reciente visita que había hecho a Oriente Medio. Mientras estaba allí, se había reunido con líderes cristianos regionales y estaban discutiendo una propuesta para qitar a los adventistas del séptimo día de la lista de iglesias cristianas oficiales. Usted puede preguntar, “¿Por qué importa esto?” Bueno, si la Iglesia Adventista no tenía el reconocimiento del gobierno, sus actividades de repente serían extremadamente restringidas. Perdería su estatus legal. Ni siquiera sería capaz de poseer bienes -como una iglesia- con el propósito de adorar.

Bueno, pues Hubert habló. Dijo a estos líderes cristianos que tenía contacto regular con los adventistas cada año en el Foro Cristiano Global. Dijo que los adventistas eran ciertamente cristianos, no una secta marginal. Y el resultado fue que la Iglesia Adventista conservó su estatus legal y su capacidad para funcionar dentro de ese país.

He escuchado muchos otros ejemplos. Esto permite hacer una diferencia práctica ya que la Iglesia Adventista es percibida como una organización creíble, confiable y reconocida internacionalmente. Nuestra capacidad de funcionar, emprender misión y establecer instituciones adventistas puede depender en gran medida de cómo somos vistos por el gobierno y otros grupos religiosos dominantes. Acabo de regresar de Nigeria. Allí, nuestra iglesia es conocida como una iglesia confiable y orientada al servicio y es una bendición para la sociedad a través de nuestros hospitales y escuelas.

Además, así como queremos que otras personas nos conozcan en nuestros propios términos, también es importante que entendamos a los demás -incluidos otros grupos religiosos- en sus propios términos. No nos sirve para nada ver a los demás desde una posición de ignorancia o prejuicio. Escuchando a la gente, incluso si no estamos de acuerdo con ellos, ya que en esas reuniones comparten sus esperanzas y temores y aspiraciones, nos ayudan a entenderlos mejor. Nos permite saber lo que podemos ofrecerles que puedan cubrir con sus necesidades.

Debemos tener una comprensión madura de por qué nos mezclamos y nos relacionamos con la gente -ya sean creyentes o ateos, pre-modernos, modernos o posmodernos, seculares o pos-seculares. Nadie está excluido del ámbito de nuestra misión.

BK: Usted recibe muchas invitaciones diferentes de varios grupos, así como peticiones para hablar en eventos. ¿Cómo decide si acepta una invitación? ¿Qué criterios usa para determinar qué es lo que encaja o no con la misión que acaba de describir?

GD: Bueno, la gente nos invita porque piensan que los adventistas tienen algo que traer a la mesa. En Nigeria, en el Consejo Africano de Líderes Religiosos, se discutió la construcción de una sociedad más pacífica y tolerante. Y así me invitaron a hablar porque creían que los adventistas tenían una perspectiva teológica bíblica que podría traer algo significativo a la discusión de la coexistencia pacífica.

Por lo tanto, mi primer criterio es, ¿podemos traer algo para beneficiar a estas personas? Y al mismo tiempo tengo que preguntar, ¿hay un beneficio para nuestra iglesia, también? ¿Le dará visibilidad para construir credibilidad y confianza? ¿Romperá las barreras del prejuicio y de la desinformación? ¿Proporcionará una oportunidad para compartir los valores adventistas? ¿Ayudará a posicionarnos como personas que no quieren ser aislados de la sociedad, sino ser una bendición en las comunidades donde vivimos y compartir el mensaje profético bíblico que nos ha sido confiado desde el cielo?

Cuando Dios llamó a Israel fue con el propósito de ser una bendición para el mundo. Creo que el llamado de la Iglesia Adventista, también, está conectado con el deseo de Dios de bendecir el mundo a través de nosotros. No nos llamó porque somos seres humanos excepcionales, o porque merecemos un trato especial. No, Él nos ha llamado a ser una luz para el mundo; Para ser una expresión tangible del amor de Cristo por el mundo. Todo esto es parte de lo que nuestro departamento-PARL-busca expresar y encarnar.

Es por esta razón que estoy comprometido a reunirme con líderes de otras denominaciones cristianas, líderes de grupos religiosos, así como líderes seculares y políticos, sin excepciones.

Desde el 2014, me han confiado el papel de Secretario de un grupo llamado Conferencia de Secretarios de Comuniones Cristianas Mundiales. Este es un grupo de líderes de una amplia gama de denominaciones cristianas. Sí, hay diferencias doctrinales que son imposibles de conciliar. Y que nunca podrá suceder. Pero todavía podemos hablar juntos y coexistir pacíficamente. Cuando me reúno con este grupo simplemente comparto lo que somos, lo que estamos haciendo y cómo ayudamos a la sociedad. A diferencia de organizaciones como el Consejo Mundial de Iglesias, no hay objetivos compartidos ni condiciones de membresía ni honorarios, ni siquiera levantamos actas. Se trata de relaciones puramente interreligiosas, un esfuerzo para comprender mejor a los demás y hacer que el adventismo se entienda mejor.

En mi papel con PARL, me reúno con muchos líderes, tanto de tradiciones cristianas como no cristianas. En Nigeria a principios de este mes, pasé tiempo con el Sultán de Sokoto, que es considerado el líder espiritual de los setenta millones de musulmanes del país. También este mes, en Roma, me reuní con muchos líderes cristianos, incluyendo los de la Comunión Anglicana, la Alianza Mundial Bautista, la Federación Luterana Mundial, la Conferencia Mundial Menonita, el Ejército de Salvación, los Católicos Romanos y muchos otros. En las próximas semanas, visitaré a líderes políticos seculares en Asia Central y en África Occidental.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día tiene algo único que compartir con el mundo sobre la vida. Promovemos la educación, la salud y la justicia porque creemos que Dios, en la creación, ha imbuido a los seres humanos con dignidad innata y valor infinito. Pero también tenemos algo que compartir sobre la vida que trasciende el aquí y ahora: la esperanza de la vida eterna por venir.

Esto es lo que me impulsa y me motiva a conocer a todas estas personas. Y esta responsabilidad de ser sal y luz para todos, en todas partes, es lo que impulsa el trabajo de PARL. El temor de perder nuestro sabor -el temor a la alianza sincretista- no debe nunca ahogar la vitalidad del mensaje y la fidelidad al Señor de la misión que compartimos con el mundo antes de Su prometida Segunda Venida.

Fuente: Bettina Krause, directora de comunicaciones PARL

Deja tus comentarios

*

captcha *