N.E.*: Oleada de violencia en templos católicos de Viena

Fuente: Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia

thad.5239295

Foto: cortesía del Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia

Según informa el Observatorio de la Intolerancia y Discriminación contra los Cristianos en Europa (al que pertenece el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia), el pasado 29 de marzo se produjeron varios actos vandálicos contra iglesias católicas de diferentes distritos de Viena: así, en la catedral de San Esteban, en las parroquias de Breitenfeld (Josefstadt) y Neuottakring (Ottakring ) y en la Lazaristenkirche (Neubau) fueron destrozados. El portavoz de la diócesis reconoció que los ataques habían reflejado una dureza inusitada.

En la parroquia de Breitenfeld cuatro estatuas fueron derribadas y destruidas. En el Lazaristenkirche una parte de la pila bautismal fue demolida; el autor de los destrozos rompió casi todas las estatuas y derribó el cuerpo de un crucifijo de madera al que rompieron los brazos.  Los dedos de la estatua de piedra de San Vicente también fueron desgajados.

En la catedral de San Estaban, un hombre de 37 años de edad, fue sorprendido golpeando una estatua de San Judas. Antes de que pudiera dañar la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, los transeúntes.

El periodista independiente Andreas Unterberger ha asegurado que el hombre detenido se llamaba Ibrahim y  pronunció frases de corte islamista. La policía, sin embargo, afirmó que el hombre estaba trastornado psicológicamente y que, por tanto, no había ninguna razón para custodiarlo.

(Traducción libre del Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia).

Imagen de ORF.at

—–

* Noticias Externas (N.E.) – Asociación para la Defensa de la Libertad Religiosa (ADLR) comparte las siguientes noticias relacionadas con el mundo de la libertad religiosa en España y el resto del mundo como un servicio más a los lectores. La opinión reflejada en estos artículos son de fuentes externas y no representa necesariamente la opinión de la ADLR ni de sus integrantes. – Comunicaciones ADLR

Deja tus comentarios

*

captcha *